NTI Podcast 03 – No tengo iPhone: asimilando la tecnología

Después de una faringitis bastante interesante, regreso con el podcast de NTI para hablar sobre tecnología, evolución, compra de empresas y app y un montón de temas.

¿No conocéis 643fotografia.com? Entrad sin falta winking

Suscríbete ya en:

NTI Podcast 02 – No tengo iPhone: Apps, Netflix…

Renace el podcast a principios del año 2016 para retomar una frecuencia semanal todos los miércoles con programas de 30 minutos de charla tecnológica.

En este segundo episodio de NTI Podcast hablamos sobre la evolución fotográfica de los smartphones, cómo ha cambiado el consumo de contenido en la televisión con la llegada de servicios en streaming como Netflix. Y el uso de las App en nuestros smartphones.

Suscríbete ya en:

Nueva temporada de NTI Podcast: No tengo iPhone

NTIPodcastLogo

Renace el podcast a principios del año 2016 para retomar una frecuencia semanal todos los miércoles con programas de 30 minutos de charla tecnológica.

De momento está todo tomando forma y carrerilla, pero aquí está, como si de un piloto se tratase el primer programa de la nueva época de NTI Podcast (No tengo iPhone) con el que espero enganchar a nuevos oyentes y recuperar algunos de los antiguos.

Suscríbete ya en:

Opinion. El mejor sistema operativo móvil del 2015

Hace mucho tiempo que no escribo – ni grabo- nada para este blog de tecnología, pero hoy me he animado por la aventura móvil que he vivido este año. He pasado por Android, Windows Phone y por iOS en menos de 12 meses. Casi un record.

LG G2

Poniendo sobre la mesa un poco de contexto histórico, os diré que llevaba en Android desde que abandoné el iPhone 4s aburrido de un sistema de Apple soso y sin posibilidades, justo en el momento en que Android le había adelantado por la derecha. Disfruté de un Samsung Galaxy S3 hasta que cambié a un LG G2. Seguí disfrutando de Android, ya que el G2 puede haber sido uno de los mejores móviles que he tenido nunca. Pero entonces tuvo un pequeño incidente con agua, y hubo que abandonarlo. Ya este año 2015, decidí probar algo distinto. Llegó a casa un Nokia Lumia 930 con Window Phone 8.1. Lo más alucinante de este móvil era su cámara de fotos, la mejor que he tenido, sin embargo, pese a que le sistema funcionaba bien, la falta de aplicaciones me agobió un poco y decidí volver a lo conocido y que sabía que funcionaba: Android.

lumia-930

Después de pensarlo mucho, el LG G3 llegó a casa para convertirse en mi segundo LG en mi historia con los smartphone. Un buen móvil, pero que no dejaba de ser un poco más que el LG G2, e incluso en la experiencia general de uso diario, tengo que decir que estaba algo por debajo de su predecesor. Un problema con la red Wifi de casa, que pasó de ser de 2,4GHz a 5GHz, hizo que devolviese el LG G3 a Amazon.

lg-g3

Durante esa semana en la que estuve sin móvil propio, estuve usando un iPhone 5C que teníamos en el trabajo. iOS 9 es un sistema que me ha sorprendido, y aunque solo termines disfrutándolo de verdad en el iPhone 6s, me gustó tanto la experiencia que me hizo valorar comprar el nuevo buque insignia de Apple. Y aquí llegó la gran pega de todos los iPhone, sobre todo en los últimos dos años, el precio. Sin embargo, tengo que reconocer que después de trabajar el iPhone 6s en el trabajo y probar su gran novedad, la pantalla 3D Touch, Apple por fin ha vuelto a dar un golpe sobre la mesa. Por fin una verdadera evolución.

iphone-6s-stock-photo

No tenía intención de volver a Android, al menos por un tiempo, quería regresar a la experiencia iPhone, y con el 6s esperaba que fuera genial. Sin embargo, y pese al dinero que me habían devuelto desde Amazon, no podía asumir tanto dinero por un móvil, por muy iPhone 6s que fuese. Esto es debido a que por las nuevas características de las aplicaciones, sistema y posibilidades multimedia, comprar un móvil con solo 16 GB y que no tenga opción de ampliar con tarjetas microSD, es sencillamente tirar el dinero. Por lo que la opción de 64 GB, a priori la más lógica, era un gasto demencial que me hizo descartarlo por completo. Y después de investigar los últimos smartphone del mercado llego él.

Samsung Galaxy S6

El Samsung Galaxy S6 de 32 GB es mi nuevo móvil. Un cambió brutal de concepto en la fabricación de sus terminales. Una auténtica maravilla unibody que ha perdido las opciones de disponer de batería extraíble y ampliación microSD, pero que tiene un tacto alucinante y un rendimiento y experiencia de uso como no había tenido con ningún móvil, ni siquiera iPhone. La batería es su único defecto, junto a su cristal trasero algo resbaladizo, pero nada que no solucione una funda y una pequeña batería externa ultraportable que ya vienen en camino. Prefiero tener un móvil que disfrute a tener un móvil que no disfrute por miedo a que se agote la batería antes de tiempo, es mi filosofía de usuario. Pero aquí os llegará la pregunta, ¿por qué este móvil? De nuevo, por el precio. En Amazon está disponible por menos de 500€, que si le resto la devolución anterior, se quedaba a precio de móvil de gama bajísima. Una oportunidad en toda regla.

Entonces, después de estar en todos los grandes sistemas móviles, ¿cuál es el mejor? Android. Por posibilidades de personalizarlo, por rendimiento, por versatilidad, por cantidad y calidad de aplicaciones, por interacción entre las mismas. Por muchas cosas sigue siendo el mejor. iOS 9 ha avanzado mucho y de verdad me ha sorprendido, pero en comparación, sigue teniendo un punto por debajo de Android, sobre todo si no utilizas todo el ecosistema de Apple + iCloud, eso sí, si lo utilizas lo disfrutarás de verdad. Windows Phone es el que sale más atrás en la carrera, seguro que no es una sorpresa… Windows Phone es rápido, agradable, pero le faltan aplicaciones que le den vida. De hecho, le falta que las propias aplicaciones de Microsoft terminen por funcionar bien, por ni salvo por OneDrive, el resto no termina por funcionar, y esto es penoso si hablamos del gestor de correo Outlook.

Sin embargo, y parar acabar, os diré que esta solo es mi experiencia y mi opinión, porque por lo demás está el uso y el gusto de cada uno. Este artículo no es sino una curiosidad por la circunstancia que se ha dado en mi vida tecnológica este año 2015, me parecía interesante comentarlo con vosotros, los pocos lectores que queden de NTI. Aprovecho a saludaros, que no lo hago a menudo.

Como ver vídeos MKV en la TV con el ChromeCast. Mi experiencia con Plex Media Server

Compré el Chromecast hace unas semanas con un único objetivo claro: Reproducir por streaming toda mi biblioteca de películas y series en la TV. El resto me sobra. Hasta el momento, mientras tenía conectado el Macmini a la TV por HDMI, gestionaba mi biblioteca mediante XBMC, pero con el Chromecast la solución pasa por Plex. 

Imagen

Plex es un Media Center, emparentado con XBMC, que en seguida se ha puesto las pilas con el Chromecast. Instalando la app de Android, puedo visualizar desde la Nexus 7 toda mi biblioteca perfectamente organizada, con sus carátulas y toda la pesca. Para ello, tan solo hay que instalar Plex Media Server en el ordenador y listo. Vía Wi-Fi, la aplicación encuentra al instante la biblioteca y con su compatibilidad con el Chromecast me permite ver todo el contenido en la TV. Ahora bien, los MVK…

Los MKV no son compatibles de forma natural con el Chromecast, y como sabemos es el principal formato de vídeo en HD. No busquéis más, porque Plex es capaz de transcodificar el archivo para permitirte verlos vía streaming en la TV. Incluso desde las preferencias de Plex Media Server, puedes indicar qué tipo de transcodificación quieres, según la potencia de tu ordenador. Es decir, si tienes un procesador potente, puedes exigirle una transcodificación que prime la calidad de la imagen, de forma que la recibas en perfectas condiciones – sobre todo cuando hablamos de vídeo en HD -, si tienes un equipo menos potente, quizá tengas que priorizar la rapidez a la calidad. El asunto es que puedes elegir, y el resto, Plex lo hace por ti. 

Imagen

Como nota adicional, os quiero comentar otra cosa más del genial combo Chromecast + Plex, es que no se olvida de los subtítulos si te gusta ver el contenido en V.O.S, e incluso si lo configuras en el apartado Idiomas de Plex, te los busca él solo a través de Opensubtitles.org.

Más info:

Usar Evernote para organizar tus tareas personales y de trabajo.

Evernote usado en GTD productividad

Hace ya unas semanas que se me ocurrió utilizar los recordatorios en las notas que iba creando en Evernote. De ahí que pensé en hacer la prueba y sustituir el genial Wünderlist por Evernote para ver cómo podía organizarme. Y la cosa marcha. Lo primero creé varias Libretas nuevas:

  1. Inbox
  2. Hoy
  3. Mañana
  4. Esta Semana
  5. Algún día.

La típica estructura GTD, sin más misterio. Eso sí, las cinco agrupadas en una Pila de Libretas. Esto me ha permitido organizarlas mejor dentro del resto y de paso tenerlas más a la vista. Lo siguiente, y aquí viene una de las claves por las que me he acostumbrado rápido a esta faceta de Evernote: Las etiquetas.

Básico pensar bien antes de crear y asignarlas. En mi caso, al no usar más Libretas que las cinco comentadas, y utilizarlas para crear tareas personales, de trabajo, etc…, me han resultado perfectas para identificar cada una de las mismas dentro de la propia Libreta. Así, dentro de la Libreta “Hoy”, puedo identificar rápidamente qué Notas (en este caso Tareas) corresponden a cada proyecto. Útil no, lo siguiente.

El tema de las notificaciones le da un plus interesante a Evernote, porque resultan prácticos para esas Notas (tareas) de vencimiento concreto, o que necesiten un recordatorio. Lo malo, que por el momento no es posible configurar repetición de tareas recurrentes. Pero tampoco me resulta indispensable.

Os dejo este uso práctico del gigante Evernote, que es como una navaja suiza, sirve casi para todo.

Los Wearables y relojes inteligentes no son para mí

bits-wearablereport-tmagArticle

He seguido esta “moda” de los Smartwatch desde sus inicios, incluso he podido probar algunos modelos que han intentado ser los primeros de una nueva forma de interactuar con nuestros móviles. Luego llegaron los Wearables, que son esos accesorios y pulseras, más o menos molonas, que van recogiendo nuestra actividad diaria y hábitos incluso de sueño. Y pese a su evolución y novedades, mi opinión no ha cambiado desde entonces: No me gustan ni un pelo.

Una cosa es ponerte un reloj o gadget que monitorice tu actividad física, a fin de mejorar tus salidas en bici o tus carreras. Controlar la distancia, velocidad, altitud, frecuencia cardiaca, etc…, es algo muy útil cuando practicas un deporte a cualquier nivel. Pero lo mejor es que cuando regresas a casa te lo quitas y lo guardas en un cajón, después de haberle limpiado el sudor, obviamente. Pero para el resto del día, me gusta mi reloj, y quiero seguir llevándolo en la muñeca.

Qué miedito da el futuro...

Qué miedito da el futuro…

No me gusta la idea de sustituirlo por un smartwatch, por muchas cosas y aplicaciones que permita usar. Mi móvil tiene una pantalla estupenda para usar todas sus apps, y además el bolsillo del pantalón no me queda lejos. ¿Qué ventaja tiene llevar un reloj de pulsera que tienes que cargar cada 1 ó 2 días, que tiene una pantalla con baja resolución, que me obliga a llevarlo conectado por bluetooth constantemente y que encima su calidad de fabricación no es la mejor? Yo no se la encuentro.

Hacer peores fotos con el reloj pudiendo hacerlas mejor con el móvil, la nueva moda.

Hacer peores fotos con el reloj pudiendo hacerlas mejor con el móvil, la nueva moda.

Otra cosa es el tema de las pulseras. Si están bien hechas y no te provocan fuertes urticarias, como algunos modelos de la Fitbit Force, se pueden compatibilizar con llevar un reloj tradicional en la muñeca. Sigo sin verle la ventaja frente a los podómetros de 25€ que miden pasos, distancia, velocidad y calorías consumidas. De acuerdo, no tienen sincronización con iOS/Android, y no tienen bluetooth, pero….,¿y qué más da?

Mi opinión personal es que se nos está yendo la pinza con esta nueva moda que inició la rumorología de Apple insinuando un innovador iWatch, y de la que jamás se ha sabido ni se sabrá. Me da la impresión que Apple se la ha metido doblada, y casi sin querer, a fabricantes como Sony o Samsung, que por querer comerle la tostada a los de Cupertino, han lanzado sus SmartWatch al mercado, y van a terminar por tener que regalarlos con sus teléfonos para quitarse el stock.