Mi recuerdo a Juan Antonio Cebrián

juan

Ya sé que no tiene nada que ver con el mundo Apple, y que ni siquiera mucho que ver en el mundo de las tecnologías, pero en el primer día del 2008 quería hacerle un pequeño homenaje, que no pude hacerle en el momento de su fallecimiento al gran comunicador y hombre de radio, Juán Antonio Cebrián.

Desde que tenía 15 años le venía escuchando puntual a sus citas nocturnas con el mundo del misterio, de la historia y de la ecología. Abanderado de la radio de calidad desde su Turno de Noche, con invitados y colaboradores tan ilustres como Germán de Argumosa, Jiménez del Oso, Escribano…, y un sin fin de personalidades que fueron calando tan hondo en los corazones de los radioyentes, que el proyecto no pudo sino desembocar en el programa de culto por excelencia en la radio difusión española: La Rosa de los Vientos. Cambiada de horario y de días, incluso con un año sabático forzado obligado por una cadena que muy poco respeta a los profesionales de verdad, aguantó año tras año siendo referencia para cientos de miles de almas que no podían dejar de emocionarse con los debates de los Caballeros de las Cuatro C, con las tertulias y Zonas Cero. Los pasajes de la historias plasmados en libro, enigmas y ciencia tratadas con el máximo rigor y a la vez con ese punto de simpatía y alegría que daba a todo aquello que emprendía el añorado Cebrián.

Autor de libros, porque los grandes acaban plamando en papel parte de su conocimiento y creatividad, gran conferenciante, y mejor persona, una voz inconfundible y sin igual, que nos dejó amargamente el 20 de octubre del 2007. Nunca olvidaré esas noches acompañadas por sus historias y su cultura, que abrió la mente a multitud de personas enquilosadas en una educación deficiente que siempre denunció. Muchos comenzaron a interesarse por la historia, por la cultura, por la ciencia. Y también por el misterio, mucho antes que el televisivo, y buen profesional, Iker Jiménez desembocara su Milenio3 en Cuatro.

La Rosa de los Vientos sigue navegando por los corazones de los que le escuchamos durante años, y los que gracias al trabajo de sus compañeros, capitaneados por Bruno Cardeñosa, no dejarán que el recuerdo de el mejor divulgador español caiga en las cataratas del olvido.

Por siempre, y en este año que recién comienza: Siempre contigo, siempre con nosotros, Juán Antonio Cebrián.

Rosavientos

Un comentario en “Mi recuerdo a Juan Antonio Cebrián

Los comentarios están cerrados.