Apple tiene toque

apple

Aunque muchos no os lo creáis, pocas veces me sale la vena de fanboy de Apple. No me gusta la pasión desmedida de muchos maqueros hacia todo lo que hace la compañía del siempre halabado (y pocas criticado) Steve Jobs. Por contra, reconozco que yo también he tenido mis épocas de seguidor ciego del padre Jobs, aunque cada vez menos. Supongo que al principio de entrar en en este mundo con los polos hundidos y un mordisco alojado en el este, es algo normal sentir pasión por todos los apartitos que nos venden a precio de oro (no son los únicos), los buenos señores de Cupertino. Lo tienen todo para atraer al público: diseño, elegancia, cuidado en los detalles, buen hardware, genial software…, y de hecho consiguen una clientela tremendamente fiel. Sin embargo, hay que achacarles que su visión del mercado, elitista y exclusivo en ocasiones, deja fuera a un gran número de personas, que son las que, por otro lado, tanto critican a Apple, pero al fin y al cabo los negocios son los negocios, y Steve Jobs, como tantos otros, está ahí para hacerse rico con ellos.

En cualquier caso, Apple tiene toque, porque no lo puedo definir con mejores palabras. Tiene ese toque que les cubrió de oro con el iPod, y que ahora les está llegando con el iPhone. Sin embargo, el punto primigenio y poderoso de Apple son sus Mac. Los preciosos MacBook, el archiconocido y delgado MacBook Air, la potencia del MacBook Pro, son un éxito y deberán serlo más con las bajadas de precio que sorprendentemente está imprimiendo Apple a sus productos. Más de lo mismo cuando pienso los iMac, que sorprenden por su diseño y capacidad a todo el que los ve funcionar, e incluso levanta admiración cuando están apagados… Los Mac Pro son pura potencia, aunque sí es cierto que el precio los hace solo visibles para un mercado pequeño. Y los mini…., los MacMini podrían ser la piedra filosofal de los Mac, pero Apple no quiere que lo sea. He llegado a la conclusión de que Steve Jobs no quiere que el MacMini sea tan popular y tan accesible para todos que masifique el mercado. No es esa la filosofía de Apple, su filosofía es la exclusividad, y el ser mayoría dentro de una minoría. Y así han pasado por encima de ataques virales y troyanos maliciosos que asedian constantemente a Windows, su eterno competidor.

Apple tiene toque, porque el revuelo que se formó con la presentación del primer iPhone solo es comparable a la que levantó con el iPhone 2.0, éxito en el mercado seguro. Steve Jobs y los suyos reinventan el mercado de los móviles y los smartphones, tal y como reinventaron los reproductores mp3 con el iPod. No podría deciros cuál es mi artículo favorito de Apple, porque hasta el Shuffle, que nunca me gustó, al tenerlo y jugar con él me apasiona, y ese es el toque de Apple, que de una manera u otra, para bien o para mal, apasiona.