Te lo digo al oído, pero no se lo cuentes a nadie

¿Por qué no te callas Kevin?

¿Por qué no te callas Kevin?

Como en todas las presentaciones de Apple, la máquina de rumores ya se ha puesto a trabajar a plena potencia. De nuevo estos días asistimos a un caudal de informaciones secretas descubiertas por casualidad, fotos más o menos borrosas en las que se muestran los nuevos MacBook mucho antes de que Steve Jobs nos los presente el martes 14 de octubre, y aún quedan dos días para que alguien de la última noticia.

Como pudimos ver en el pasado evento de iPods (Let’s Rock), todos los rumores, uno detrás de otro, fueron cumpliéndose en riguroso orden. Apple acabó siendo víctima, o no…, de la gran expectación que siempre despiertan y del querer saber antes que nadie lo que van a presentar al mundo. Ya dije que, a no ser que Apple permita ciertas filtraciones a posta, tienen un grave agujero de seguridad, algo que no debe poner muy contento al siempre maníatico Steve Jobs, que ya no obtiene tantas expresiones de sorpresa cuando salta al escenario de sus Keynote. Si vuelve a repetirse lo sucedido con los iPod, y se terminan por confirmar de nuevo todos los rumores y fotografías de los supuestos nuevos MacBooks, que ya están circulando a 100 Blogs/hora ( velocidad en la que la gente copia y pega noticias de este calado) Mucho voy a sentirlo, pero nos vamos a volver a quedar sin sorpresas para la keynote.

Me encanta estar enterado de lo último como al que más, pero tengo que decir que esa falta de sorpresa resta mucha emoción a estos eventos. Al final nada nos causa sorpresa y las presentaciones casi terminan sirviendo para que Steve Jobs aparezca, vivito y coleando, demostrando así que no ha muerto y consiguiendo con esto que las acciones de Apple no terminen bajo cero. Por eso y desde aquí tengo que usar una coletilla que odio pero que me viene al caso:

Kevin Rose…., ¡¿por qué no te callas?!

NOTA: antes de que nadie se altere, hablo de Kevin Rose porque últimamente es el máximo exponente de las filtraciones de Apple.

2 comentarios en “Te lo digo al oído, pero no se lo cuentes a nadie

Los comentarios están cerrados.