Toneladas de plástico y basura

A veces cuando nos dedicamos a comprar nos olvidamos de la cantidad de basura que generamos con los envoltorios o envases de los productos. Cada artículo va con su envoltorio de plástico o cartón, y pocas veces son materiales que la naturaleza agradezca recibir. Por estas fechas los camiones de basura recogen más del triple de basura plástica de la que recogen normalmente y no toda esa basura es fácilmente reciclable.

Por una parte es normal que los fabricantes quieran recubrir sus productos de manera vistosa y llamativa para que los clientes se sientan atráidos hacia ellos y los compren. Pero a veces sería mejor que estos mismos pensaran más en el producto que en su exterior. Como ejemplo positivo pongo a los iPod. Poco a poco los iPod han ido variando el diseño de las cajas que los contienen hasta casi reducir al mínimo su envoltura. Se venden por lo que son, y no por lo vistosa que sea una caja. Además no alardean con cajas de innecesario tamaño, con el tamaño justo les sobra para dar cabida al iPod y sus accesorios, sin desperdiciar plástico ni espacio. Las empresas deberían tomar ejemplo de Apple, como mínimo en este aspecto.

Apple ha estado luchando por conseguir que sus productos lleven la etiqueta verde y lo va consiguiendo, aunque todavía le queda mucho por hacer. Obviamente una empresa que fabrica componentes tecnológicos tiene que contaminar por fuerza, pero si se consigue moderar sus niveles negativos y reducir al máximo el daño contra la naturaleza algo se está ganando.

A veces a los usuarios y clientes, también nos convendría mirar más por lo verde de lo que muchos, incluído yo mismo, hacemos.

Anuncios