La duración de la batería de los gadgets nos obsesiona

pilasr

Hace apenas un par de minutos acabo de dejar un comentario en el Blog de Serantes, en el que habían realizado una encuesta para llegar a conclusiones en el uso que se le da al Magic Mouse para que ahorrar baterías. De sus conclusiones extraigo mi propia divagación sobre lo paranoicos que nos volvemos muchos con el consumo de energía de nuestros iPhone, iPod, portátiles, etc…

Tengo que reconocer que he pasado por épocas en las que el porcentaje de carga de mis gadgets era objeto principal de preocupación, y estaba continuamente haciendo pruebas, monitorizando mis cacharros para comprobar si la batería aguantaba lo que debería, o porqué la consumía tan rápidamente. Mis conclusiones siempre eran bastante aleatorias, ya que siempre depende del uso que les damos a los dispositivos para que la batería aguante más o menos. En cualquier caso, cuando estás dentro de esa paranoia, no se puede ver con claridad la única certeza que existe sobre el mundo del consumo de energía en dispositivos portables: todas las baterías tienen una vida útil y ésta, con el uso, termina por disminuir.

Esto, que de primeras parece tan obvio, es algo que estoy harto de repetir a las personas que piensan que cuando compran un portátil la batería les va a durar años y años de la misma manera que recién comprado, y que además podrán pasarse 20 horas trabajando con el brillo de pantalla a tope, con bluetooth y Wifi activados y dándole caña al procesador. ¡Y se extrañan de que no se así, cuando en un par de horas el contador llega al 0%! Que si ciclos de carga, que si duración estimada por el fabricante,… Todo favorece a la paranoia. Y con el iPhone ocurre más de lo mismo. Es un teléfono que hace mil cosas, ¿cómo pretendemos que su batería dure como la de los teléfonos “normales”? Lo que ocurre es que todo el mundo estamos buscando la perfección, que por ahora no está en mano de nadie, y queremos que el portátil o el teléfono haga cientos de acciones a la vez y que además las baterías aguanten como titanes.

¿Cuántas veces habré oído que el iPhone es una mierda porque su batería no aguanta dos días haciéndole de todo? A veces creo que no pensamos lo que decimos… Es cierto que todas las compañías deberían plantearse como reto el optimizar aún más las baterías para que la autonomía real de los gadgets fuera acorde con todo lo que ya son capaces de hacer, pero no le pidamos peras al olmo porque es tarea difícil por el momento.

Cuando notemos que no podemos dejar de mirar el porcentaje de carga de un dispositivo, lo mejor que podemos hacer es quedarnos quietos, pensar un poco, y olvidarnos del problema. Mientras la batería no se consuma, anormalmente rápido, que entonces sí tendremos que preocuparnos y buscar solución en un servicio técnico, todas esas preocupaciones nos sobran. Los gadgets están para usarlos, y para sacarles el máximo provecho, no gano nada teniendo un iPhone o portátil siempre “a medio gas” para que la batería aguante 30 minutos más de lo habitual.

4 comentarios en “La duración de la batería de los gadgets nos obsesiona

  1. Salvo duraciones anormales de la batería no deberíamos de preocuparnos tanto. Y si tenemos pensado ir a algún sitio en donde no podremos recargar nuestros dispositivos tendremos que obrar en consecuencia reduciendo al mínimo el consumo en la medida de lo posible.

  2. estoy de acuerdo contigo, pero hay anomalías que si hacen que te pares a pensar las posibles causas; por ejemplo yo tengo un magic mouse desde el día de reyes y el día 8 de febrero ya se me ha acabado las pilas, he tenido que poner otra vez el migthy mouse que lo tengo desde septiembre y aún le queda un 50% de pilas, y eso porque será??
    este tipo de cosas si me hacen preocuparme un poquito del porque se acaba en menos de 1 mes.

    saludos

  3. Yo he dejado de preocuparme por esas cosas.
    Solo permanezco atento a comportamiento anómalos y poco más.
    Depende mucho del uso que le demos. Es así de simple.
    Como mola mi nokia, que me aguanta una semana sin recargar la batería. Eso sin, siempre en el bolsillo, sin hacer ni recibir una llamada, nada de escuchar música y por supuesto con el 3g quitado, que gasta demasiado.
    En fin.
    Siempre tengo el iphone encima, siempre en la mano, siempre va conmigo. Tengo asumido que necesitaré cargarlo todas las noches, y aun más si no paro de mirar twitter, mail y escuchar podcasts…

    Salute.

  4. Yo también he pasado por esa fase y de hecho utilizaba coconut batery para ver que porcentaje se había reducido la capacidad de la batería de mi portátil, menos mal que ya la he dejado atrás por que me parece una gran perdida de tiempo…

Los comentarios están cerrados.