Cada vez me gustan menos los doblajes de las películas y series de TV

Constantino Romero

Con todo el respeto a los actores de doblaje, que por otra parte es una profesión fantástica, cada vez disfruto más cuando veo una película o una serie de TV en versión original. Como por desgracia nunca he sido muy ducho en el idioma de Shakespeare, me tengo que deleitar con el trabajo anónimo de un montón de gente por Internet que dedica su tiempo a subtitular todo lo que aparece en inglés y se cuelga en la Red.

Sin embargo, reconozco que si hecho la vista atrás recuerdo grandes doblajes en películas archiconocidas por todos, como La Jungla de Cristal, Star Wars,…, en las que los protagonistas contaban con las rotundas voces de Ramón Langa o Constantino Romero. Por supuesto, hay muchos más ejemplos de grandes voces que no aparecen en los créditos finales y que nos han ido acompañando a lo largo de los años en todo lo que pasaba por delante de nuestros ojos cinéfilos y televisivos. Un gran aplauso para ellos y ellas. Pese a todo, últimamente hay grandes problemas en el gremio de los dobladores, y seguramente los actores sean los que menos culpa tienen en todo ello. Y es que en todo proyecto audiovisual de este carácter, también existe la figura del director de doblaje, y unas personas detrás que realizan una elección de las voces según las originales y el cariz de los diferentes actores que interpretan las cintas.

A partir de aquí, lo que puede salir mal, habitualmente lo hace. Y es que en seguida podemos descubrir actores con voces que no les corresponden, que ni siquiera se parecen un poquito a como habla el actor original. Lo peor llega cuando a uno, o varios, protagonistas se les supone un acento extranjero, ahí es cuando la creatividad del doblaje se vuelve más insoportable. Sin hacer ningún tipo de spoiler, os diré que acabo de ver la película Origen, y os recomiendo que si tenéis la oportunidad, escoged la sala con versión original, porque estoy seguro de que os evitaréis un trauma con las voces y acentos de algunos de los personajes de la última “DiCapriada”.

En Internet encontraréis, a poco que busquéis en Google, muchas páginas con subtítulos en diferentes idiomas. Si sois aficionados a subir al Blockbuster de la azotea y bajar cosas a menudo, dejadme que os de un pequeño consejo, ya me perdonaréis el atrevimiento. Las cosas que busquéis “por ahí”, en inglés bajan antes y a la hora de verlas os aseguro que las disfrutaréis el doble.

Algunas web recomendadas con subtítulos e información:

4 comentarios en “Cada vez me gustan menos los doblajes de las películas y series de TV

  1. El mayor “palo” fue cuando escuché a Santiago Segura en el doblaje de Lock & Stock…
    puff, me habían hablado maravillas, Snatch me había encantado y de repente chofff.

    No he visto casi nada en VO, pero de lo poquito que ví, destaco dos pelis en las casi no necesité mirar los subtítulos: “Bobby G can´t swim” y “Searching for a midnight kiss”.

    Interesante post.

    • Gracias por las opiniones! Me apunto ese documental, he visto el trailer del enlace y me ha encantado. Sin duda, y como he expresado en el artículo, hay grandes voces que nos han acompañado siempre. El problema creo que viene con cómo se plantean ciertos doblajes, y ahí quién menos culpa tienen son los actores de doblaje.

      Saludos!

  2. Realmente es normal que por exposición a las alternativas te vayan gustando.

    La razón por la que gusta el doblaje es, casi siempre, porque es lo que se conoce desde siempre. Como en muchas otras cosas, una vez que empiezas a disfrutar alternativas te das cuenta de lo limitado que es a lo que estabas acostumbrado.

    Incluso no importa tanto el idioma. Es muy común ver aficionados al anime que dicen “el doblaje está bien, excepto en series japonesas” sin darse cuenta de lo ilógico de decir algo así. Realmente están proyectando un gusto naciente que experimentan al estar viendo algo que les gusta y que la situación les obliga a ver en V.O.

    Para muchísima gente el doblaje no es lo que prefieren, sino lo que tienen a mano. Lo que han conocido toda la vida. Lo cómodo por familiar.

    Casi nadie que se haya criado con V.O. se pasa a preferir doblajes. Casi todos los que se acostumbran a V.O. tras criarse con doblajes lo aprecian y les gusta (aunque pocos hagan el cambio total).

Los comentarios están cerrados.