Tecnodomésticos, neveras con Wi-Fi, ¿realmente es lo que queremos?

LG frigorifico con WI-Fi

Ha pasado el CES 2012 y nos ha dejado un montón de cacharritos que irán apareciendo en las estanterías de las tiendas de tecnología durante este año. Como siempre, hay productos que su sola idea me parece genial, otros que su funcionamiento mejora con mucho lo que hay hasta ahora, pero también existen los productos que no les consigo ver la necesidad.

Lo que está claro es que cada vez se tiende a que las nuevas tecnologías interactúen entre sí en pos de mejorar un producto. Casi parece que si un gadget no tienen la capacidad de conectarse a Internet es del siglo pasado. Por ejemplo, las nuevas tarjetas SD con conectividad Wi-Fi con las que subir las fotos a la red casi al mismo tiempo de tomarlas. Y todavía hay quien se acuerda de los carretes…

Yo estoy de acuerdo con todos estos avances, no os voy a engañar, soy un tecnófilo confeso, pero también hay detalles que me chirrían un poco. No sé si compensa tener por casa un frigorífico con Wi-Fi que además se conecta con una aplicación para Smartphone que nos permite monitorizar los alimentos conservados para así hacer la compra solo. Un modelo de LG incluso te aconseja qué platos cocinar a partir de los alimentos que detecta que tienes en ella. Esto sí que es una SuperNevera. Por ello me viene a la cabeza la siguiente pregunta: ¿Realmente compensa gastarse una pasta por ella?

La película es que a la larga sea tecnología que veamos a diario y ya no nos sorprenda. Que incluso tengan precios asequibles, al estilo de las actuales TV de pantalla plana. Pero aún así no sé hasta que punto nos complicamos la vida y la atamos en casi cualquier aspecto a tener una conexión a la red.

Ahora mismo, y seguro que dentro de 5 años leeré este post y me echaré las manos a la cabeza, prefiero que las neveras sean neveras, y dejar los avances para otro tipo de dispositivos.

Más información de la supernevera de LG