Aprendamos a controlar nuestro iTunes y nuestro iPod (III)

Las listas de reproducción en iTunes son potentes herramientas que podemos utilizar de la manera más sencilla para tener nuestra música organizada a nuestro gusto y además sincronizarla fácilmente con nuestros iPod o iPhone. Crearlas es tan fácil como hacer click en el signo + , situado en la esquina inferior izquierda de iTunes. Esta lista servirá para que podamos ir añandiendo con un simple arrastrar hacia ella todos los temas que queramos y nos apetezcan.

Imaginemos que nos gusta mucho un grupo musical pero no queremos tener todas sus canciones en nuestro ipod sino una selección de las más “kañeras”. Pues simplemente creando una lista de reproducción y añadir en ella todas esas canciones que consideramos apropiadas para esa lista, tenemos la selección lista para sincronizarla con nuestro iPod. Esto lo automatizaremos conectando el iPod al ordenador. Veremos como en las opciones de sincronización podremos escoger sincronizar todas las canciones marcadas, o las listas de reproducción que queramos de las que hayamos creado previamente. De este modo si hay algún cambio en estas listas (desde el ordenador) al sincronizar el iPod también se modificarán en nuestro reproductor. Evidentemente aquí pueden surgir problemas, dado que si borramos del ordenador una lista sincronizada con el iPod, al sincronizarlo estas canciones se borrarán también del reproductor. Al igual que si intentamos sincronizar el iPod en un iTunes de otro ordenador distinto al nuestro, corremos el riesgo de perder nuestra música(o videos) del iPod, así que cuidado con esto.

Las listas de reproducción inteligentes dan un paso más. Y es que podemos editar reglas para que las propias listas se creen solas. Podemos definir por ejemplo una lista a partir de un género concreto, o las añadidas a la biblioteca en un intervalo de tiempo, o mil combinaciones que se nos ocurran. Una muy clara es la lista de reproducción inteligente que nos indique las canciones más recientes que hemos metido en iTunes en la última semana. Sincronizada con nuestro iPod nos evitará preocuparnos por llenar el iPod con las novedades de la semana, al igual que liberaremos espacio eliminando las que ya no sean novedad de la semana, pues la propia lista se irá actualizando.

Un última consideración es que cuando borras una lista de reproducción no estás borrando esas canciones, por lo que ten la tranquilidad de experimentar con ellas. Si te haces con su manejo son un auténtico lujo.

Otros enlaces recomendables:

Aprendamos a controlar nuestro iTunes y nuestro iPod (II)

En la anterior entrega de este mini curso sobre iTunes y los iPod comenzamos a ver la dependencia entre ellos, y la forma en que el iPod interactúa con iTunes. En esta entrega vamos a prestarle más atención a iTunes para ver qué nos ofrece este programa.

Como ya dijimos iTunes es una biblioteca multimedia. En ella podemos almacenar:

  1. Música (formatos comunes soportados MP3, VBR, AAC),
  2. Películas y Programas de TV (en formato .MOV, MP4 ó .M4V),
  3. Podcast (que encontraremos gratis en iTunes Store),
  4. Aplicaciones (para iPod Touch/ iPhone que conseguiremos gratis o de pago en iTunes Store),
  5. Radio (una gran cantidad de emisoras online)
  6. Tonos (para iPhone).

No solo podremos almacenarlos sino que podremos modificarlos gracias a su potente editor de Tag y metadatos. Por ejemplo, seleccionamos una canción o un disco entero, y queremos modificarle la carátula, o el estilo de música, o el nombre del grupo o cualquier detalle. Solo haciendo click derecho y seleccionando Obtener Información, podremos acceder a los metadatos de la canción para hacer nuestros cambios. Por supuesto esto se aplica a todos los demás tipos de archivos multimedia en iTunes.

En iTunes tenemos 3 tipos de modos de visualización de nuestra biblioteca.

  1. Lista: en la que veremos a modo de listado todo el contenido. Esta forma es la menos vistosa pero la más co´moda para realizar cambios en archivos.
  2. Cuadrícula: Veremos a modo de expositor las carátulas de nuestros discos, podcast o películas divididas a su vez por Géneros, Autores, Álbumes, o Artistas.
  3. Coverflow: la más vistosa, ya que veremos como al movernos a derecha o izquierda, las carátulas van pasando delante de nuestros ojos.

Todo el contenido multimedia podemos añadirlo nosotros mismos o adquirirlo vía iTunes Store. Cuando nos compramos un iPod nos pide que creemos una cuenta en la iTunes Store, introduciendo un número de tarjeta. Hay formas de crear la cuenta sin este número, pero tampoco hay que preocuparse porque Apple no hace uso de esa tarjeta a no ser que tú adquieras algo en la iTunes Store y lo confirmes en el carrito de la compra indicado en la barra de iTunes.

En la próxima entrega veremos cómo utilizar las Listas y las Listas Inteligentes, aprovechando toda la potencia de indexación de iTunes.

Podéis leer el Capítulo I, aquí

Aprendamos a controlar nuestro iTunes y nuestro iPod (I)

Seguro que muchos de los que hace años disfrutáis de vuestros iPod no les descubriré nada nuevo con esta serie de artículos que me he animado a escribir para sacarle provecho a nuestro iPod usando iTunes, pero aunque está orientado a los más nuevos en este mundillo, espero daros algún que otro truquillo que ayude a todos a sacar el máximo disfrute a nuestra contenido multimedia.

Para empezar hay que decir que aunque iTunes es un programa genuino de Mac también se encuentra disponible gratuitamente su versión para Windows, por lo que explicaré sirve para ambos sistemas. Lo primero y más básico es pensar en iTunes como una biblioteca en la que almacenar nuestros discos, películas, programas de TV, e incluso aplicacione, juegos y tonos de móvil. Cuando nos compramos un iPod para escuchar música con él, lo primero que nos sorprende es que dependemos de iTunes para llenar de canciones nuestro reproductor, y para ello tenemos dos formas de hacerlo, gestión manual o sincronizada.

La forma manual funciona de forma tan fácil como es la de conectar el iPod al ordenador y una vez visualizado en la barra lateral izquierda de iTunes seleccionar las canciones o discos que deseamos escuchar y arrastrarlas hasta el icono que veréis con el nombre de vuestro iPod (personalizable por vosotros). Esta forma de usar vuestro iPod os otorgará un control total sobre el contenido multimedia que metéis o borráis de él, y evitará posibles pérdidas de temas cuando lo conectéis a un iTunes diferente del habitual en el que guardáis toda vuestra biblioteca.

Sincronizar es sin duda la forma más maquera de usar iTunes con un iPod, y es que podemos crearnos Listas de Reproducción seleccionando los criterios que queramos, o simplemente arrastrando canciones a ellas. Con la simple orden de sincronización automática a las listas de reproducción que queramos (o a toda nuestra biblioteca) iTunes llenará nuestro iPod con lo marcado por nosotros. Lo mejor de esto es que no tendréis que preocuparos en borrar una por una las canciones que ya no deseéis o añadir las nuevas, iTunes lo hará por vosotros. Este método sin embargo puede crear problemas ya que el iPod está configurado para sincronizarse con un solo iTunes, y corres el riesgo de conectar el iPod a otro iTunes de otro ordenador y que al intentar sincronizarse borre todo el contenido del mismo. Por tanto hay que tener cuidado y por si acaso hacer alguna prueba previa para que no nos demos ningún susto.

Lo que siempre hay que tener claro es que los iPod dependen de nuestros iTunes y esto por lo general nos facilita la vida pero también puede generarnos problemas si no comprendemos su uso correcto. De momento vamos a dejarlo aquí, y en siguientes artículos veremos como funciona la biblioteca de iTunes y qué podemos hacer con ella.

Cómo tener películas .AVI en iTunes con carátula incluída

Este fin de semana este blog, No tengo iPhone, cumple un año, y aunque no tenía pensado escribir ni grabar podcast alguno, hasta por lo menos la MacWorld de enero del 2009, se me ha ocurrido celebrar su aniversario con un tutorial muy chulo que me ha sugerido mi amigo Jorge del GUM Zaragoza.

Seguro que a todos los que usamos iTunes en Mac o Pc nos gusta tener las carátulas de nuestros discos, porque no nos engañemos, mola mucho usar la opción Coverflow y al pasarlo al iPod que nos reconozca las carátulas etc… Bien, como sabéis también pueden añadirse videos y películas a iTunes, pero no admite todos los formatos, entre ellos los populares .AVI, lo más usados en descargas P2P. Por supuesto existen conversores de video con los que puedes hacer tus películas compatibles con iTunes y de ese modo añadirlas a la Videoteca sin problemas, pero es un proceso costoso en tiempo, sobre todo si tienes gran cantidad de películas o videos. Lo que yo os propongo es aprender de forma sencilla cómo añadir un video .AVI a iTunes y además añadir carátulas de una forma rápida y sencilla.

Primero de todo avisaros que deberéis contar con el Quicktime para poder realizar este simple tutorial. Seleccionáis el video en cuestión abriéndolo con dicho programa. Pincháis en “guardar como…” y en Tipo de películas pincháis en “Guardar como película de Referencia”. Esto lo que hace es crear una especie de acceso directo con extensión .MOV (admitida por iTunes) de unos pocos megas, no más de 4Mb. Ese archivito lo agregáis a la bilbioteca de iTunes y ya tenéis allí la peli en cuestión pudiendo añadirle carátulas, género… Por supuesto conservando el .AVI

Este truco viene muy bien si tienes tus películas y series en un disco externo pero queréis tener toda vuestra colección ordenada en iTunes con sus carátulas pero no queréis ocupar tantos gigas de espacio en el disco duro del ordenador.

Espero que os haya gustado y sobre todo que os sirva el truco. Con esto y un bizcocho nos volvemos a leer y a escuchar muy pronto, estad atentos 😉

AC/DC carga contra la venta de musica en iTunes

No deja de ser curioso como grandes bandas de música siguen ancladas en el pasado sin pensar que pasado mañana las cosas pueden cambiar y nos van a saber ni por donde les entran los dólares. La banda de rock AC/DC, que aprovecho para decir que es una banda que me encanta, ha dicho una gran verdad y ya de paso, han aprovechado para meter la pata por otro lado. Y es que a los chicos del Back in Black, les parece fatal el que se venda su música por iTunes, ya que ellos no venden singles, sino discos enteros, y claro, el que llegue un niñato y compre solo 4 canciones de las 12 que incluye su disco, no les gusta un pelo porque desvirtúa su creación.Y ya de paso han sacado pecho gritando al mundo que desde que existe iTunes han aumentado sus ventas de discos sin necesidad de tener su repertorio expuesto en la iTunes Store.

Pues mirad, por un lado tienen toda la razón. Yo no concibo un disco si no es con todas sus canciones. Para mí es como sumergirme en el universo creado por esa banda y que en su conjunto transmite un sentimiento musical completo. Nunca he sido oyente ni consumidor de single, y puede que por ello apenas use las listas de reproducción de iTunes. Pero también es cierto que en ocasiones, sobre todo en la música más comercial, de las 10 canciones de un disco solo se pueden salvar 2 y de milagro. En la iTunes Store, aunque puedas encontrar casi de todo, siempre me ha parecido muy pop en contenidos y por ello no veo mal el que la gente pueda comprar una u otra canción suelta porque realmente el resto del album no le merezca la pena. Es otra alternativa a no gastarte 10, 15, ó 20 euros en un disco del que no terminas aprovechando ni un 20% del contenido.

Sin embargo, tengo que estar muy en desacuerdo en su mirada reacia al cambio de negocio en la música (sí, por desgracia hablo de negocio). Y es que las nuevas tecnologías y en especial la distribución de música por internet es el futuro más cercano, y por mucho que se vanaglorien de vender un montón de discos fisicos, algún día esto les va a pasar factura porque el negocio, como la tecnología se encuentra en constante cambio, y como ya se demuestra últimamente, la gallina de los huevos de oro va a terminar acostándose con el más listo, y no necesariamente el más listo siempre es el mejor.

Las ventajas y desventajas de sincronizar en iTunes

Una de las características más interesantes que nos ofrece iTunes es la posibilidad de sincronizar nuestros dispositivos móviles, tales como los iPhone e iPod, con los datos de tu Mac. Pero esta misma funcionalidad que nos puede dar muchos dolores de cabeza si no andamos con ojo.

Sincronizar es simplemente imaginarnos que nuestro Mac es una carpeta con elementos en su interior, y el iPod es otra carpeta que al sincronizarlo hace que esos mismos elementos del Mac se transfieran tal y como están en esa carpeta Mac. La diferencia con el simple “copia y pega” es que si uno de esos elementos que tienes en tu carpeta Mac se modifica, se añade uno nuevo, o se borra uno existente, al sincronizar con los elementos de la carpeta iPod, estos últimos cambiarán respecto a los que tienes en el Mac. El ejemplo práctico es que en tu biblioteca de iTunes del Mac (o Pc) tienes una canción que se llama “Pepito Grillo”. Previamente para tener esa canción en el iPod (iPhone) le habías especificado a iTunes que se sincronizase automáticamente, por lo que también está en tu iPod. Ahora imagina que borras “Pepito Grillo” de tu bilbioteca de iTunes en tu Mac (o Pc), cuando vuelvas a conectar el iPod, iTunes sincronizará los elementos de tu Mac en tu iPod, y como ya no existe esa canción en el ordenador, la hará desaparecer de tu iPod.

Este es uno de los principales problemas que tienen los nuevos usuarios de iPod (iPhone), que pierden “inexplicablemente” información de sus iPod (iPhone), y es que estaban sincronizando cuando lo mejor hubiera sido gestionar videos y música manualmente. Esto se aplica a cualquier información sincronizable, como la de contactos, cuentas de mail, fotos, etc…

La ventaja es obvia, no tienes que preocuparte de la información contenida en tu dispositivo, iTunes te añade o elimina lo que has modificado y listo. Pero el hecho de no gestionarlo manualmente te limita a la hora de controlar esa información que introduces en el dispositivo, pudiéndote dar algún susto que otro. Mi sugerencia es que probéis la sincronización más ligera, tipo Fotos, sincronizad algunas carpetas y jugad después con las fotos en tu Mac y podréis ver los cambios en el iPod cuando lo sincronizas. Entonces podréis entender perfectamente y con el uso el, a veces, confuso uso de la sincronización. En cualquier caso, en cuestión de música y video, prefiero gestionarlo manualmente y saber qué tengo y que no en el iPod, cada vez que lo enchufo a mi Mac.

Cómo exportar videos de iTunes a tu iPod/iPhone

Aunque son tareas relativamente sencillas para todos aquellos que llevamos un tiempo manejando iTunes y en entornos Mac, para la gente que se acerca a los dispositivos de música y video de Apple, tales como los iPod, o los nuevos en este mundo gracias al iPhone 3G, quiero explicaros muy rápidamente la mejor manera de disfrutar de tus videos en tus dispositivos portátiles y además tenerlos bien clasificados mediante iTunes.

iTunes es un programa que ha ido engordando con el tiempo, ha ido ganando funcionalidades a medida que el mercado de Apple se ha ido expandiendo, y eso nos beneficia a todos sus usuarios. La mejor actitud para enfrentarnos a este software (como a la mayoría en un Mac) es pensar sencillo, sin complicaciones. Nosotros tenemos un video que hemos grabado o descargado en un formato, por ejemplo .AVI, muy común en internet. Como sabéis este formato no es compatible (en principio) con Quicktime, ni con los reproductores de video de iPod ni iPhone. Por tanto debemos convertirlo antes de nada, porque si no iTunes no lo reconocerá como video.

Lo mejor es descargar un programa que te realice la conversión y adapte la calidad y el tamaño del video a tus preferencias, y para ello nada mejor que el iSquint (Mac). Este software gratuito nos permitirá fácilmente adaptar el archivo al dispositivo en que queramos visionarlo. Pero si trabajamos desde Windows, también hay varias alternativas gratuitas para convertir el video, como Koyote Free Video Converter.

Una vez convertido entramos en iTunes y presionando Comando+O, añadimos nuevo archivo a la biblioteca. Directamente lo tendremos como película, y haciendo click derecho en el archivo, y entrando en la pestaña de Información, podremos modificar sus caractéristicas, como el nombre, el tipo de video, etc… Una vez dentro de iTunes, conectaremos nuestro iPod/iPhone. Simplemente seleccionaremos el video que queramos pasar, y sin soltar lo arrastraremos hasta el icono de nuestro dispositivo en iTunes, y el solito se copiará.

Ya solo queda encender el iPod/iPhone y a disfrutar de esas pelis, videoclips, o programas de TV descargados.