Jugando con los buzones inteligentes de Mail en Mac Os X Leopard

Soy un aficionado a cambiar mis métodos de organización en general bastante a menudo, y es que soy tan despistado y desastre que en poco tiempo termino desorganizando lo hecho porque me aburre, y me lío la manta a la cabeza para buscar otras maneras mejores de conseguir poner todo en orden. Esta semana he estado pensando cómo mejorar la gestión de los correos electrónicos que me llegan a través de la aplicación Mail de Mac OS X Leopard, que desde que me pasé a Mac es una de “Mis aplicaciones”.

Como gestiono cuatro cuentas de correo diferentes, a veces se hace complicado organizar y encontrar los mails que necesitas rápidamente, y eso que el buscador de la aplicación funciona de fábula, pero el tener cada buzón de entrada sin orden ni concierto era algo que quería solucionar. Lo hice hace tiempo a través de las reglas que funcionan desde la propia aplicación como filtros que mandaban ciertos correos concretos a unos buzones que he estado usando hasta hace poco como contenedores, de esta forma separaba los emails más numerosos de los demás, y mantenía la bandeja de entrada lo más limpia posible.

Ahora he borrado esos buzones “contenedores” y he devuelto los mensajes que tenía archivados en ellos a la bandeja de entrada principal. He creado buzones inteligentes ya con reglas predefinidas para que reflejen, que es diferente a que contengan, los mensajes difrenciados de la misma forma en que lo tenía antes. Los buzones inteligentes no mueven los mensajes del buzón de entrada a ellos, sino que son como búsquedas concretas guardadas y siempre a la vista según los criterios que hayas marcado. De esta forma tengo un gran contenedor que es el buzón de entrada, y la división de mis emails la hacen estos buzones inteligentes. ¿Con esto qué he ganado? Para empezar que siempre que me llegue un mail que no esté marcado como nuevo en los buzones listos, sepa que no es referente a ellos, y lo marque en el dock como correo nuevo, ya que antes con los correos nuevos que las reglas mandaban directos a los buzones, no estaba reflejados en el dock. Y es que aunque por las preferencias de Mail se puede indicar que no solo marque en el dock como nuevos los mensajes de la bandeja de entrada sino de todos los buzones, había veces que duplicaba y no lo hacía correctamente.

Pero bueno, como ya digo que todo en la vida es probar, y yo soy como soy, no me extrañaría que en una semana vuelva a mis reglas y buzones “contenedores” en Mail y me olvide de los buzones listicos esos… ¿Cómo os organizáis vosotr@s?

Anuncios

Usos de los buzones en Mail (MacOs X Leopard)

Actualmente trabajo con dos Mac y con un iPod Touch, por lo que necesito tener sincronizados bastantes aspectos de la información que manejo. Un aspecto bastante importante para mí es tener disponibles los mails siempre y en cualquier equipo en que me encuentre en un momento dado. Hace tiempo que dejé de usar correo POP y me pasé al protocolo IMAP (para saber algo más de sus diferencias seguid este enlace), ya que me ofrecía la ventaja de poder tener mis correos actualizados en todos mis equipos a la vez, de modo que por ejemplo si leía un mail en el Touch, al llegar al iMac lo iba a ver guardado en la bandeja de entrada pero además marcado como ya leído. Esto con POP no puede hacerse, ya que me aparecería en el iMac como No leído aunque ya lo hubiese visto, cosa bastante incómoda cuando se tiene un buen número de correos, pues si lo leo una vez no tengo por qué estar marcando en todos mis equipos ese mismo correo como ya leído.

Usando IMAP esto lo conseguimos fácilmente pero la cosa se complica cuando en la aplicación Mail de MacOS X Leopard, utilizamos Reglas y Buzones para ordenar nuestros correos. Os cuento mi caso: Actualmente manejo cuatro cuentas de correo diferentes alojadas en Gmail, aunque una de ellas, la personal, la tengo redirigida a mi cuenta Me.com (esa es otra historia) El caso es que para la cuenta de correo personal tengo otros cuatro buzones distintos (Facebook, No tengo iPhone, Correr a Ciegas, Twitter) de modo que aplicando las Reglas que configuré en su momento, cada vez que me llega un mensaje, por ejemplo desde Facebook, éste va directamente al buzón Facebook. Así, con las cuatro reglas para sus correspondientes buzones, consigo tener la bandeja de entrada de esa cuenta bastante limpia y ordenada.

Si queremos que ese mismo juego de buzones y reglas se apliquen en todos nuestros dispositivos, considerando que usamos varios, lo conseguiremos del siguiente modo:

En Mail tendremos que crear los buzones con los que queramos organizar nuestra cuenta en concreto (sin olvidar que estamos hablando siempre de cuentas habilitadas como IMAP) dentro de la Ubicación de dicha cuenta, no dentro de En Mi Mac, ya que en esta opción sólo tendremos esos mensajes en el dispositivo que lo creemos en local, no sincronizado con todos los demás. Al crearlos dentro de la ubicación de la cuenta escogida se crearán dentro del servidor de esa cuenta (en mi caso Gmail), trasladándose también a todos los dispositivos en los que tengamos configurada esa misma cuenta. De forma que si en el iMac creo un buzón dentro de mi cuenta Personal, llamada No tengo iPhone y creo una Regla que Traspase todos los correos que lleguen con el asunto “No tengo iPhone” de la bandeja de entrada general a ese buzón, lo que hará será desplazarlos no sólo en el iMac, sino que en Mail del Macbook también se habrá creado ese buzón unido a esa misma cuenta de correo. Creando su correspondiente Regla también en él, actuará de igual forma, pero además estará todo sincronizado de modo que si en el iMac leo ese correo en el MacBook nos aparecerá también como leído cuando consultemos ese buzón. Lo cual es muy cómodo porque tendremos en todos nuestros equipos el mismo aspecto y organización de Mail, pero además sincronizado gracias al protocolo IMAP.

Si tenemos un iPhone o un iPod Touch, esto que acabo de explicar actuará de igual forma en la aplicación de Mail del dispositivo móvil, por lo que cuando recibamos un correo en él y lo leamos, al llegar a los demás Mac, lo tendremos marcado como leído y en su correspondiente buzón.

Es más sencillo verlo vosotros mismos que explicarlo con palabras, por lo que merece la pena que lo probéis siempre y cuando uséis distintos equipos para consultar vuestro correo electrónico en Mail.

Back to my Mac, controla tu Mac desde cualquier parte

Back to my Mac es un servicio que nos ofrece el MacOs X Leopard y que es una auténtica maravilla. Gracias a él te permite conectarte a tus equipos Mac desde cualquier parte del mundo, gracias a Internet. Es tan sencillo como efectivo, ya que en el Finder, podrás ver tus equipos remotos, como si fueran equipos conectados a tu red local, pudiendo acceder a ellos e incluso Compartir la Pantalla, de forma que desde cualquier sitio estarás, no solo viendo la pantalla del equipo remotamente, si no que controlarlo como si lo tuvieras delante.

Para poder usar esta característica debes tener una cuenta .Mac, o una .Me; sin embargo gracias a los compañeros de Faq-Mac podéis probar su tutorial para usarlo sin tener que pagar por una cuenta de este tipo a Apple.

Como ya he explicado, tengo alguna anécdota al respecto de este servicio que me ha salvado en más de una ocasión, pero algo sí que hay que avisar, y es que no funciona siempre. Primero de todo es importante tener un router que te permita usar este servicio. Porque no todos lo permiten. Por mi propia experiencia personal, los Linkys no te lo permiten, sin embargo los router que Telefónica instala sí que te dejan hacerlo. De cualquier modo, si solo queréis Comparitr la pantalla, podéis conectaros vía iChat con tu equipo remoto y ya te permite esta funcionalidad, aunque es más complicado ya que al solicitar compartir pantalla, se suele pedir autorización y obviamente no estáis al otro lado de la comunicación para aceptar.

En cualquier caso, si alguien conoce más trucos o nos puede aclarar más el tema del Back To My Mac, ya sabesi que todo comentario es bien recibido 😉

No hay sorpresas en las palabras de Tim Cook

Los tres mosqueteros

Los tres mosqueteros

Steve Jobs parece que ha acertado dejando al frente de Apple a un buen repetidor de sus consignas y palabras. Tim Cook que es el actual CEO interino de la compañía de la manzana nos deja declaraciones calcadas a las que Steve nos dejó tras la Keynote de presentación de los nuevos MacBook, en las que habló de los Netbooks y algunas otras cuestiones relacionadas con el mercado actual y la competencia a Apple.

Todos sabemos que Apple tiene una forma de pensar y de ver el mercado un tanto peculiar respecto a lo que muchos entendemos como idea de negocio. Pero hay dos formas de crecer empresarialmente, la primera es expandirse, buscar y explotar nuevos mercados diversificando tus productos y haciéndolos llegar a más clientes; y la segunda es la de Apple, apostar fuerte en sus productos y lejos de diversificarlos, esforzarse por hacer mejor la experiencia del usuario a pesar de que ello repercuta en los costes y el precio final. Tim Cook nos habla de ello y nos muestra la linea argumental que parece que seguirá Apple en este 2009. No veremos un nuevo iPhone Nano, y tampoco está cerca una Netbook con Leopard.

Una vez más nos dejan claro que ellos creen más en ellos mismos y en sus productos que en la variabilidad del mercado y las posibles modas pasajeras que un día hacen ganar millones y al otro los estás perdiendo. De momento es lo que hay, y seguro que a muchos nos encantaría que Apple sorprendiera con productos que ya ofrecen otras compañías, pero ya nos avisa Tim Cook, Apple apuesta por la calidad, y no por la cantidad. Hasta ahora no les ha ido mal con esta premisa.

Algunos detalles al instalar Windows en Mac con Boot Camp

Puede ser que los usuarios de un Mac necesiten en alguna ocasión usar Windows y no quieran o no les sirva la virtualización. Para ello con el cambio a Intel, Apple introdujo en su Mac OsX Leopard una aplicación muy interesante para correr de forma nativa un Windows XP SP2 o un Windows Vista al mismo tiempo que tenemos nuestro Leopard instalado en el Mac, Boot Camp. Con un sencillo gestor de arranque podremos seleccionar de manera sencilla desde qué sistema operativo queremos arrancar el Mac y todo lo que hagamos en él será independiente del otro sistema operativo.

Me gustaría hablaros de algunas pequeñas consideraciones iniciales para aquellos que os plantéis usar Boot Camp para instalar Windows en un Mac.

  • Primero de todo necesitaremos que los dispositivos de entrada tales como teclados y ratón están conectados mediante USB, no nos vale que sean inalámbricos.
  • Lo más conveniente es tener la versión más actual del sistema MacOs X Leopard (que a fecha de hoy ya va por la 10.5.6) Así nos aseguraremos que posibles errores hayan sido solventados.
  • Obviamente necesitaremos un disco de instalación del Leopard correspondiente a la máquina que tengamos y que llegara con el equipo, o bien una copia original comprada en una tienda. En concreto el asistente para Boot Camp lo encontraremos en el DVD-1 en la siguiente ruta: Aplicaciones/ Utilidades/Asistente BootCamp
  • Al menos necesitaremos 10GB libres para instalar Windows, aunque siempre conviene dejar algo más. Y como poco 1Gb de memoria RAM dedicado a Windows, y si es posible incluso 2Gb si es un Vista lo que queremos instalar.
  • Y por supuesto un disco de instalación del Windows que queramos. Boot Camp es compatible con Windows XP SP2 o posterior, o Windows Vista. Además hay que tener en cuenta que solo es compatible con las versiones de 32bits de estos sistemas.

Hay que advertir para el tema de las particiones del disco duro, que es conveniente tratarlas desde MacOs X, si usáramos las herramientas de Windows para crear tablas de particiones correríamos el riesgo de fastidiar algún volumen exclusivo de Mac y arruinar nuestro sistema. También deciros que MacOs X incluye compatibilidad para montar volúmenes NTFS “sólo lectura”. Esto significa que mientras utilizas Mac podrás ver y copiar los contenidos de los volúmenes Windows, pero no escribir cambios en ellos. Sin embargo esto lo podéis solucionar instalando dos paquetes de software (open source) que solucionan este problema

  1. MacFuse (compatibilidad con volúmenes de terceros)
  2. Paquete NFTS-3G (compatibilidad al sistema de archivos NTFS por MacFuse)

Del mismo modo, en Windows es más complicado poder montar volúmenes con formato Mac Os Plus, por lo tanto mientras estás en Windows no podrás ver nada de tu Mac. Sin embargo también podéis solucionarlo instalando este paquete de software MacDrive de Mediafour

Por lo demás y para poder disfrutar de iSight, el trackpad, sonido, etc…, en Windows, deberéis instalar los drivers correspondientes. Una vez instalado Windows, los encontraréis en el Disco del Leopard donde encontramos el asistente de instalación de Boot Camp.

Un problema común es que al haber metido el DVD instalador de la versión de Windows que queramos en el Mac, al querer expulsarlo no responde el equipo cuando presionas la tecla Expulsar. Para solucionarlo solo tendréis que ir a Equipo en el Menú de inicio de Windows, seleccionar el icono de Disco de Instalación y expulsarlo desde ahí. Lo demás es seguir los pasos que Apple los ha simplificado muchísimo.

Espero que os haya servido este pequeño tutorial o algunas consideraciones sobre instalar Windows de forma nativa en un Mac mediante Boot Camp. Tenéis más info en la web de Apple

Solución para widgets rebeldes

Hoy me ha ocurrido una cosa que jamás pensé que pudiera pasarme. Y no porque el Leopard no pueda dar fallos, que alguno da, pero a veces ni pensamos en los widgets que tenemos en el Dashboard y que alguno nos puedar tocar las narices.

Por defecto el sistema lleva instalados unos widgets de serie, y en concreto lleva un traductor de varios idiomas aunque algo limitado para lo que podemos encontrar por google. Sin embargo para salir del paso mas de una vez lo he usado. Hoy, no tengo idea de por qué, se me ha quedado colgado solo y exclusivamente ese widget. Lo primero que he pensado ha sido en desinstalar y volver a instalarlo, pero me ha parecido ridículo para solo un widget, por tanto me he puesto a investigar y he descubierto que con un simple CMD+R pinchando sobre el widget que te da problemas se reinicia (además con un curioso efecto de espiral) Y ahí tenía de nuevo mi traductor en perfectas condiciones dentro del Dashboard de mi Mac.

Es un pequeño truco, pero quería compartirlo con vosotros, sobre todo para los más switchers como yo, que estoy seguro de que cosas así nos hacen perder tiempo y tienen fácil solución 😉

Podéis bajar más widgets desde la web de Apple (pero no os paséis que aunque son pequeños consumen memoria, así que lo mejor es tener solo los necesarios)

Como gestiona MacOS X nuestras contraseñas y solución de problemas

El sistema MacOs X tiene muchos puntos positivos, y entre ellos está algo que a veces pasa desapercibido, pero que es crítico para el sistema: La gestión de contraseñas. Cada vez que iniciamos sesión, o cada vez que instalamos una aplicación o hacemos alguna modificación importante en nuestro Mac, el sistema nos pide introducir una contraseña de administrador, evitando de ese modo que hagamos, por despiste, algún destrozo irreparable. En cualquier caso el sistema funciona con un sistema algo más complicado de llaves, que ahora no voy a explicar, pero sí me gustaría comentar algo sobre la aplicación que gestiona esos llaveros y que en un momento dado puede salvarnos la vida.

Acceso a Llaveros

Acceso a Llaveros

¿A quíen no se le ha olvidado la contraseña alguna vez? Son muchos passwords, los que tenemos que recordar, y más si actúas como administrador de varios equipos, por ello esta aplicación del sistema nos ayudará a recordar, o modificar las conrtraseñas, aún habiéndolas olvidado. Vamos a poner un ejemplo sencillo:

Airport busca redes Wifi a las que conectarse, si nos conectamos a una red segura conocida debemos introducir un password para poder acceder a ella, pero puede que esa clave al estar almacenada en el Llavero del equipo la hayamos olvidado y ahora necesitemos introducirla en otro dispositivo para conectarnos. Para ello Accedemos a Aplicaciónes/ Utilidades/ Acceso a Llaveros. Buscamos el nombre de la red y Obtenemos Información de esta. En las siguientes pantalla veremos que podemos visualizar esa clave, modificarla, restringir acceso, etc… Y de este modo salvar el problema si no la recordamos o nos da problemas.

Evidentemente para poder hacer todos los cambios y acceder a estas contraseñas deberéis tener al menos una contraseña de Administrador que el propio programa os solicitará. Si por algún problema o descuído también hemos olvidado la contraseña de administrador y ni siquiera podemos acceder a nuestro equipo, modificar algún parámetro o instalar aplicaciones, también el sistema de MAcOs X está preparado para echarnos una mano.

Con nuestro equipo nos llegó un DVD en el que se almacena el sistema operativo, pero también algunas aplicaciones interesantes para sacrnos de más de un apuro. En este caso, para cambiar esta contraseña primaria olvidada necesitaremos un DVD original de nuestro sistema, es decir que cualquier coia no servirá. Arrancaremos el Mac presionando la tecla C y de este modo, con el DVD dentro de la unidad óptica, podremos arrancar desde dicho DVD. Una vez el instalador comience seleccionaremos Utilidades/ Restablecer Contraseña. Seleccionaremos ahora el volumen de sistema que contiene la cuenta primaria inaccesible, instruduciremos y validaremos una nueva contraseña, guardamos y listo. Reiniciamos el Mac y ya tendremos acceso con la nueva clave.

Supongo que lo primero que nos viene a la cabeza con este “truco” es que, aunque útil, cualquiera podría cambiar nuestra clave y fastidiarnos. El sistema tiene varias formas de salvaguardar nuestra privacidad. La primera la ya nombrada, necesitaremos nuestro propio DVD original. Y la segunda y más segura, es que podemos Cambiar y modificar la contraseña firmware. Esta contraseña lo que hace es validarnos cuando se arranca el sistema, y sin ella el equipo ni siquiera cargará el sistema, aunque si somos usuarios normales y corrientes esto ya no nos haría falta hacerlo.